Los líderes de la Unión Europea han advertido de que el Reino Unido debe respetar el principio de libre circulación de personas si quiere conservar el acceso al mercado único después de salir del bloque.

El Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que el Reino Unido no podía escoger y elegir (con qué beneficio quedarse o no).

Los líderes de Francia y Alemania también dejaron claro que la libertad de circulación de los ciudadanos de la UE no era negociable, reporta el diario The Guardian.

La inmigración en el Reino Unido, en particular de los países más pobres de la UE, fue un tema clave en la campaña del referéndum. Algunos defensores del Leave enviaron un mensaje claro de que la votación fue sobre el control de los niveles de inmigración.

El primer ministro saliente, David Cameron, dijo que el tema de la libertad de movimiento lo debía resolver su sustituto y a ese Gobierno le tocaba decidir en ese sentido.

“No tengo duda de que este es el problema difícil”, dijo a los parlamentarios en Westminster.

“Francamente, es un tema difícil dentro de la UE, donde usted tiene toda la capacidad de negociación para tratar de cambiar las cosas, y creo que va a ser en muchos aspectos aún más difícil desde el exterior”.

Sin embargo, los líderes de la UE aparecieron unidos después de la reunión del miércoles convicción de que no habrá “matices”, como ya dijo Juncker, para el Reino Unido.