La muerte del legendario cantante y compositor ingles, David Jones, mejor conocido como David Bowie (Londres, 1947) tomó por sorpresa al mundo.

Considerado uno de los artistas más influyentes del siglo pasado, Bowie recientemente había celebrado su cumpleaños 69 con el lanzamiento de un nuevo álbum, Blackstar, con el que se despidió de su público tras sufrir durante 18 meses de un cáncer del que muy pocos estaban enterados.

Mural de David Bowie en Brixton, Londres
Mural de David Bowie en Brixton, Londres

Durante la noche del 11 de enero los fans de Bowie se reunieron en los alrededores del Ritzy de Brixton en el sur de la capital, para rendirle tributo con instrumentos musicales, proyecciones e interpretaciones de sus más grandes éxitos como Changes, Fame, Kook, Ashes to Ashes, Let’s Dance, entre otras canciones con las que se dio a conocer sobre todo en Berlín, Nueva York y su natal Londres, donde hizo la mayor parte de su trabajo.

El legendario intérprete vivió durante un tiempo en Brixton y Stockwell antes de mudarse a Bromley y Beckenham donde pasó parte de su vida.

La invitación a la fiesta de calle para celebrar la vida de Bowie en Brixton fue publicada en Facebook y decía: “El tiempo de Bowie en esta tierra puede haber terminado, pero seguro que nos dejó un poco de buena música y hoy es un día para reunirse y celebrar”.

La invitación llamaba a cualquiera que fuera capaz de llevar instrumentos musicales, altavoces, comida y “lo más importante, mucho amor”.

Muchos atendieron el llamado y colmaron las calles de Brixton llevando flores y rindiendo homenaje a una leyenda.

Paz a sus restos.