Desde Bruselas han advertido a España que, pese al buen ritmo de la economía española este año, 2017 será peor de lo que se esperaba y no pueden basarse solo en el crecimiento del Producto Interior Bruto para cumplir con los objetivos del déficit.

Este miércoles se presentan las conclusiones de la Comisión Europea, que ha fijado el crecimiento de España con una fuerte subida del 3,2% para este año, pero reducen dos décimas el aumento del PIB de 2017, situándolo en un 2,3%.

El déficit subiría a un 3,8% en 2017, por lo que el Gobierno tendrá que incluir un ajuste de 5.500 millones de euros en el presupuesto del año que viene. El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró a la Comisión Europea, que se encargará de que se cumplan los objetivos económicos.