El primer ministro, David Cameron, cuestionó que el alcalde de Londres, Boris Johnson, haga campaña por la no permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Según Cameron, Johnson puso su ambición política para dirigir el partido conservador por delante de los intereses de Gran Bretaña al apostar por el Brexit.

Los dos integrantes del partido Tory, quienes han sido amigos durante años, han evidenciado sus diferencias con estas últimas declaraciones de Cameron.

David Cameron, Prime Minister of the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland, at his press conference during the 37th G8 summit in Deauville, France.
David Cameron criticó a Boris Johnson por hacer campaña a favor del no en el refendo de junio.

El líder conservador dijo a los parlamentarios que no tenía sentido la idea de Johnson y expresó que su propia promesa de renunciar antes de la próxima elección general significaba que él no tenía “ninguna agenda” oculta sino que su prioridad era proteger los intereses de Gran Bretaña. “Mi responsabilidad como primer ministro es hablar claramente sobre lo que creo que es correcto para mi país”, comentó.

Johnson es la cara más conocida entre los conservadores que han decidido no seguir la línea de Cameron. “Solo hay una manera de conseguir los cambios que necesitamos, y esa es votar no”, ha dicho el popular alcalde.

Cameron riculizó el alcalde de Londres por la supuesta convocatoria de un segundo referéndum sobre la Unión Europea. El diario británico The Times, asegura que de los 330 diputados conservadores euroescépticos, cerca de la mitad no le daría su apoyo al primer ministro.