El primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, dijo que aceptaría reunirse con el aspirante a la Casa Blanca, Donald Trump, si es nombrado candidato presidencial por el partido republicano, pero agregó que se opone a sus comentarios sobre los musulmanes.

Cameron reiteró su posición de que la propuesta de Trump de una prohibición temporal en el ingreso de musulmanes a Estados Unidos es “equivocada y divisiva”.

Cameron dijo que es “una cosa muy peligrosa decir lo que dijo” porque no distingue entre la mayoría pacífica de musulmanes y una minoría de extremistas.

Trump afirmó la semana pasada que él no iba “a tener una relación muy buena” con Cameron, que previamente había llamado a sus comentarios “divisivos, estúpidos y equivocados”.

Trump más adelante moderó su tono, diciendo que Cameron es “un buen tipo” y agregando que el premier le había invitado a visitarle.

No obstante, la oficina de Cameron dijo que no ha habido ninguna invitación oficial. Aunque es usual que los primeros ministros se reúnan con los nominados presidenciales demócratas y republicanos si visitan Gran Bretaña.