Las negociaciones sobre las demandas que ha hecho el primer ministro David Cameron sobre las reformas en la Unión Europea no han tenido “progresos reales” hasta el momento.

Según la prensa británica, citando fuentes de Downing Street, la primera sesión del Consejo de la Unión Europea terminó sin un acuerdo sobre varios aspectos del borrador que se hiciera público a principios de año y que establecía, entre otras cosas, la posibilidad de limitar el acceso a beneficios sociales de europeos que trabajan en el Reino Unido.

Aunque  las conversaciones han sido “constructivas”, algunos países, sobre todo de Europa del Este, se han manifestado en contra de los planes.

Silueta_de_la_Unión_Europea
Cameron intenta llegar a un acuerdo con la UE.

En la sesión de este viernes, Cameron tratará de lograr su objetivo de recibir un paquete “creíble” que se pueda vender a los votantes en el referéndum que quiere celebrar este verano.

El primer ministro aboga por cambios en las siguientes áreas: que se diferencie la pertenencia a la Unión y la pertenencia a la zona euro; permanecer al margen de una mayor integración europea, y restringir el acceso de los trabajadores comunitarios a las ayudas sociales.