La British Toilet Association mostró, que durante los últimos diez años, 1.700 aseos públicos cerraron en Reino Unido. Estos cierres se deben a recortes realizados por las administraciones públicas.

Raymond Martin, director de la British Toilet Association, explicó al periódico The Times, que el Gobierno debe introducir una legislación para obligar a las autoridades locales a introducir instalaciones sanitarias suficientes, en especial, para los discapacitados y turistas.

“Si el Gobierno quiere que vivamos de forma saludable, que disfrutemos de nuestros espacios verdes y que bajemos de nuestros sofás y salir a caminar en espacios abiertos, tenemos que tener la infraestructura y parte de eso es tener baños públicos”, comentó.

De acuerdo a la Libertad de Solicitudes de información de la BBC, Wandsworth no tiene un solo retrete del council. Sin embargo, desde las autoridades locales han negado este hecho y han insistido que sus parques públicos cuentan con baños.