Los pasajeros del metro de Londres vivieron momentos de caos este miércoles por la mañana, debido a un fallo de señal que paralizó el servicio de metro de la District y la Circle Line.

El fallo en la señal tuvo lugar en la estación de South Kensington, produciendo graves retrasos en ambas líneas, ya que causó un efecto en cadena a través de múltiples líneas y estaciones de metro.

Este fallo produjo graves retrasos, la reducción del servicio de las líneas, e incluso, el cierre de algunas plataformas en la estación de Victoria. Cientos de personas se vieron obligadas a hacer cola y quedaron hacinadas esperando por los trenes.

La Circle Line suspendió sus servicios en el sentido de la las agujas del reloj y tuvo grandes retrasos en el sentido antihorario. La District y la Hammersmith & City Line tuvieron retardos, pero los trenes continuaron funcionando.