En Venezuela, por primera vez en mucho tiempo, la Fiscalía publicó el número de personas que han muerto a manos de la delincuencia: La escalofriante cifra asciende a 17.778 asesinados en el año 2015.

El número se publica poco después de que Caracas, la capital de ese país, fuera calificada por una ONG mexicana como la ciudad más peligrosa del mundo. En el ranking, otras  ciudades venezolanas como Valencia, Maturín y Maracaibo, aparecen en los primeros lugares.

La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, dio la cifra al presentar su informe anual ante la Asamblea Nacional, ahora dominada por la oposición al presidente Nicolás Maduro.

La tasa de homicidios “intencionales y dolosos” es de 58,1 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

La fiscal dijo que el indicador era “preocupante, porque confirma que existe un grave problema de violencia delictiva” en Venezuela.