Este jueves, la Junta de Castilla y León, que está en manos del Partido Popular, ha anunciado la aprobación de un nuevo decreto ley que prohíbe matar públicamente al Toro de la Vega. Una decisión que evitará que se le pueda infligir cualquier tipo de herida que pueda acabar con su vida.

Según Santiago-Juárez, solo había dos salidas, proteger la tradición taurina o prohibirla. Y Santiago cree que las tradiciones hay que adaptarlas a la sociedad actual a la sensibilidad y cultura del siglo XXI para que perduren en el tiempo.

La norma específica que queda prohibido dar muerte a las reses de lidia en presencia de público en espectáculos taurinos populares y tradicionales.