El jefe policial de South Yorkshire ha sido suspendido tras las críticas que ha recibido el cuerpo policial tras la sentencia sobre la tragedia de Hillsborough ocurrida en 1989.

David Crompton fue expulsado como jefe de policía después de una investigación que encontró que 96 aficionados del equipo del Liverpool habían muerto por homicidio involuntario en el desastre del estadio de fútbol.

Tras el veredicto el martes, Crompton admitió la fuerza policial actuó “catastróficamente mal”.

La noticia se produjo horas después de que Andy Burnham, el Ministro del Interior sombra, describiera la posición de Crompton como “insostenible”.

Burnham habló en la Cámara de los Comunes cuando los parlamentarios discutían las consecuencias de la investigación judicial sobre el desastre por el que inicialmente se había culpado a los fanáticos del equipo de Liverpool, cuando en realidad la tragedia fue responsabilidad de la policía.