La Asamblea Nacional Popular china aprobó este jueves una nueva ley que regulará el trabajo de las ONG, instituciones académicas y asociaciones empresariales, así lo ha comunicado la agencia oficial Xinhua.

Aún no se conocen los detalles, pero varias instituciones han expresado que esta ley amenaza su propia supervivencia. Con la nueva normativa se otorga un mayor control de estas organizaciones por parte del gigante asiático.

La policía china tendrá que revisar, una por una, el trabajo de estas instituciones y tendrá la potestad para cancelar cualquier actividad que amenace la seguridad nacional y podrán interrogar a los representantes de las organizaciones, pudiendo incluirlas en una lista de instituciones no bienvenidas a China, que podría impedir su entrada en el país.