Según informó el diario El País, el Gobierno de Taiwán expresó que China desplegó misiles tierra-aire en una de las islas que controla en aguas en disputa del mar del sur de China. Esta decisión ha elevado las tensiones territoriales en la región, ya que la isla Woody pertenece a las islas Parecel, que además de China también reclaman Vietnam y Taiwán.

El portavoz del ministerio de Defensa taiwanés, David Lo, dijo que las partes interesadas deben colaborar para mantener la paz, mientras que el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, aseguró que sus instalaciones en el mar del sur son limitadas y destinadas a defensa.

El despliegue de los misiles se produce después de que barcos militares estadounidenses hayan realizado misiones de patrulla cercanas a estas islas artificiales. Estados Unidos no hace reclamaciones de las islas y afirma que no va a apoyar a nadie en esta disputa. Esta área es clave para el comercio internacional, ya que se mueven 5 billones de dólares anuales.