El Ministerio de Finanzas chino ha decidido subir los aranceles impuestos sobre parte de los 60.000 dólares en productos importados desde Estados Unidos, que previamente ya habían sido gravados.

China ha tomado esta medida en respuesta en respuesta a la decisión de Estados Unidos de subir del 10% al 25% los aranceles a productos chinos importados por valor de 200.000 dólares, desde el pasado viernes.

Según informa el Ejecutivo del país asiático esto daña los intereses de las dos partes y no ayuda a alcanzar un acuerdo comercial entre los dos países. Los nuevos aranceles chinos aumentarán entre el 5% y el 25% y empezarán a aplicarse el próximo 1 de junio.

De esta forma, el mandatario chino desoye las advertencias de Trump, que esta mañana dijo que no China no subiera los aranceles a los productos norteamericanos o “la situación iría a peor”.