Cientosetenta científicos han enviado una carta a la organización Mundial de la Salud que alerta de los riesgos de dispersión y contagio del virus Zika, si no se suspenden o aplazan los JJOO de Río de Janeiro.

Uno de los autores y firmantes de la carta comenta que la principal consecuencia de la celebración de los juegos, es el riesgo de difusión de la enfermedad, ya que la gran afluencia de publico procedente de diferentes lugares del mundo, puede hacer que los mosquitos locales al regresar transmitan el virus a más gente.

Los científicos piden que se aplacen los juegos hasta que la amenaza del virus desaparezca o se trasladen a otra sede.

La OMS no ha hecho caso a la petición de los científicos, argumentando que se están llevando a cabo medidas de control del virus en el país, y esperan su erradicación para la celebración de los JJOO.

El riesgo de contagio del virus es mayor para quienes visiten la ciudad desde entornos proclives para la difusión del virus como India o el África Central donde si se podría difundir.