Seis explosiones en tres hoteles de lujo y tres iglesias de Sri Lanka dejaron decenas de muertos y más de 250 heridos este domingo de Pascua.

La primera explosión se produjo en el Santuario de San Antonio de Colombo. La segunda detonación golpeó la iglesia de San Sebastián en Negombo, una localidad donde la mayoría de sus habitantes son católicos, al norte de la capital. La iglesia pidió ayuda a través de su página de Facebook. “Nuestra iglesia fue bombardeada, por favor, si sus familiares están aquí concurran a ayudar”, publicaron. La tercera detonación fue contra una iglesia en Batticoloa, al este del país.

El ministro de Reformas Económicas y Distribución pública del país, Harsha de Silva, publicó varios mensajes a través de su cuenta de Twitter sobre lo sucedido: “Escenas horribles. Vi muchas partes del cuerpo esparcidas por todos lados. Las tripulaciones de emergencia están trabajando al máximo. Llevamos varios damnificados al hospital. Ojalá eso haya salvado muchas vidas”. Luego, agregó: “Manténganse en calma y puertas adentro. Hay muchos damnificados, incluyendo extranjeros”. Además, el ministro indicó que se convocó a una reunión de emergencia para abordar lo sucedido.

Los tres hoteles y una de las iglesias, el Santuario de San Antonio, en Colombo, eran frecuentados por turistas extranjeros, dijeron fuentes del lugar. Las autoridades de seguridad de Sri Lanka continúan buscando información.