Miles de personas se despidieron este sábado de Alfredo Pérez Rubalcaba, tras morir el pasado viernes a consecuencia de un ictus.

Los políticos españoles calificaron a esta histórica figura del Partido Socialista como un hombre de Estado. Miles de personas acudieron a la capilla ardiente instalada en el Salón de los Pasos Perdidos en el Congreso de los Diputados para dar su último adiós al exvicepresidente y al ex secretario general del PSOE.

Políticos socialistas, miembros de otros partidos políticos, diferentes ciudadanos y los reyes acudieron al duelo de Alfredo Pérez Rubalcaba, un hombre que será reconocido especialmente por su contribución al fin de la banda terrorista ETA.

El primer ministro portugués y uno de los baluartes de la socialdemocracia europea, António Acosta, también acudió a la capilla ardiente de Alfredo Pérez Rubalcaba. Alfredo “ha servido a España, pero sobre todo a los valores de la libertad y de la solidaridad”, expresó António Acosta.