El primer debate presidencial entre los candidatos a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, dejó a al millonario con un mal sabor en la boca: Los medios dan como ganadora a la exsecretaria de Estado quien supo mostrarse desenvuelta y en ocasionaes derrochó sentido del humor.

El debate duró una hora y media y abundaron los ataques directos sin contemplaciones en temas de economía, cuestiones raciales, política comercial y política exterior.

El debate en la Universidad de Hofstra, en Long Island (Nueva York) cumplió las expectativas generadas y mostró el contraste entre las propuestas y las fuertes personalidades de Clinton, vestida toda de rojo, y Trump, con traje oscuro y corbata celeste, dijo la BBC.

Los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos abordaron temas raciales, de desempleo y el terrorismo.

Los ataques se volvieron personales cuando el republicano Donald Trump acusó a su rival Hillary Clinton de no tener el temperamento adecuado para ser presidente.  Mientras que Clinton acusó de Trump negarse a liberar sus declaraciones de impuestos.

El enfrentamiento de Nueva York podría ser el debate más visto de la historia de la televisión, con un máximo de 100 millones de televidentes. El debate fue el primero de tres entre los dos candidatos y los votantes estadounidenses ir a las urnas el 8 de noviembre.