Durante toda mi vida he visionado multitud de series de televisión, durante años fui un apasionado de este peculiar producto y vi más de 50 series y entre ellas todas las de la HBO. Sin embargo, hoy vengo a hablaros de la que posiblemente es la serie de televisión americana que más he disfrutado.

Breaking Bad, de la cadena de cable básico AMC, es sin ninguna duda una de las cinco mejores series de la televisión que se han realizado en la historia, ya que en su momento capturó, estrujó y torturó los corazones tanto del público en general como de los críticos, y prueba de ello es una puntuación de 9,4 puntos en el ranking de IMDB, ocupando de esta forma el tercer lugar en el ranking de mejores series, y los muchos premios que fue acumulando a lo largo de los años como los 16 premios Emmy, de los cuales dos fueron como mejor serie dramática y cuatro como mejor actor protagonista para Bryan Cranston.

La serie creada por Vince Gilligan trata en primera instancia de un profesor de química cincuentón, con problemas económicos, al que le diagnostican un cáncer de pulmón terminal y que, para pagar su tratamiento y dejar algo de dinero a su familia (una mujer embarazada y un hijo adolescente con parálisis cerebral) comienza a fabricar el mejor cristal de Albuquerque. Sin embargo, realmente la serie trata sobre la evolución de su protagonista, sobre la naturaleza humana y los impulsos que nos mueven a cometer ciertos actos, sobre la desesperación del ser humano y la esperanza, del rencor y de la ira.

La historia se desarrolla a un ritmo lento pero constante, podría decir que se cuece a fuego lento para, en el momento menos pensado estallarte en la cara dejándote sin respiración, porque esta serie desde luego puede ser muchas cosas, pero predecible desde luego que no lo es.

Breaking Bad, como buena serie de personajes que es, cuenta con unos actores de primer nivel, Bryan Cranston o Aaron Paul son un buen ejemplo, los cuales desarrollan a sus personajes con una paciencia y un mimo sin igual, siendo apoyados con excelentes guiones e interpretaciones.

Si alguien me preguntase sobre la principal razón por la cual recomendaría Breaking Bad, le diría sin duda unas cuantas razones, por ejemplo: por sus personajes, su historia, su evolución o simplemente por su espléndido humor negro.

Sergio Gómez