Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Colombia, Juan Manuel Santos, anunciaron este jueves por la tarde que la frontera por tierra que une los dos países volverá a ser abierta gradualmente. En un principio solo se podrá pasar de forma peatonal por cinco puntos y con un horario limitado, entre las seis de la mañana y las nueve de la noche.

Durante una reunión en Puerto Ordaz, Venezuela, los dirigentes de ambos países cerraron las negociaciones que se iniciaron hace casi un año. Éstas se aceleraron, tras la entrada masiva de venezolanos en Colombia, el pasado julio para adquirir productos de primera necesidad. Para poder cruzar la frontera se expedirá una cédula fronteriza para aquellas personas que la atraviesen habitualmente por razones comerciales, sanitarias y estudiantiles.

Los dos Estados se comprometieron a vigilar la seguridad en los 2.000 kilómetros de frontera, e incluso Colombia, propuso comprar combustible a Venezuela para reducir el contrabando. Otra de las propuestas del Estado colombiano es la puesta en marcha de una “canasta básica” para reducir las aglomeraciones durante las compras.

El paso fronterizo, que fue calificado por ambos presidentes como una “frontera de paz”, se abrirá a partir de este sábado.