Ya quedan pocas horas para que empiece la edición número 91 de la gala de los premios Oscars. Todo apunta a que esta ceremonia generará una gran expectación ya que no está nada claro cuál será el largometraje que se lleve el premio a mejor película.

Además, la organización de la gala de este año ha tenido algunos inconvenientes, que harán que sea una película diferente a otras. Para empezar destaca la ausencia por primera vez en 30 años de un presentador de la ceremonia. La elección de Kevin Hart como presentador de la gala parecía una buena elección desde la Academia, hasta que aparecieron algunos tuits antiguos en el que hacía comentarios homófonos.

También propusieron una nueva categoría: El Oscar a la película más popular. Las diferencias entre los criterios de valoración generaron polémica y la Academia acabó reconociendo que necesitaban discutirlo más.

Otro de los elementos llamativos de esta gala es que se entregarán cuatro estatuillas durante la publicidad para acortar el tiempo de duración de la ceremonia. En febrero se concretó que estos cuatro galardones serían los de: montaje, corto de ficción, peluquería y maquillaje. El año que viene serán otras cuatro categorías.

Otros de los temas que darán que hablar en esta gala será el papel de Roma, la película de Netflix, que entrará en la competición a la mejor película. Esta ceremonia también será recordada por la diversidad y por el refuerzo del movimiento #Metoo. Comienza la cuenta atrás para que tenga lugar esta gran fiesta del cine.