Jodie Finn, de 33 años, ha sido condenada a tres años de cárcel tras haber robado 18.000 libras en equipajes de mano y joyas. Finn se aprovechaba de turistas que estaban distraídos en la estación St Pancras International.

Shanti Debois Juznan, perdió 15732 libras en bienes, incluyendo joyas, 2000 euros, 200 dólares australianos, su teléfono y las llaves. Otro afectado perdió una maleta valorada en 800 libras que incluía una cámara digital y 400 libras en efectivo, y otras dos víctimas perdieron sus maletas de 500 libras cada una.

Tras su arresto, Jodie que tiene 25 alias diferentes y 81 condenas anteriores, recibió otra oportunidad de la mano del Juez Michael Gledhill para que asistiera a un curso de rehabilitación de drogas, pero tras finalizarlo robó un bolso por valor de 700 libras.

El juez dijo: “Todo lo que el tribunal ha intentado hacer para animarle a dejar de cometer delitos ha fracasado estrepitosamente”.