Miguel Ángel Flores, ha sido condenado a cuatro años de prisión al ser declarado culpable de cinco homicidios por imprudencia grave, durante la fiesta de Halloween celebrada en el pabellón Madrid Arena, el 1 de noviembre de 2012.

La Audiencia Provincial de Madrid considera culpable al promotor del evento de estas cinco muertes y de otros 29 delitos de lesiones por imprudencia grave. Miguel Ángel Flores vendió muchas más entradas de las que le estaban permitidas. Según la investigación el aforo del Madrid Arena era de 10.620 personas y llegaron a entrar al recinto casi 17.000. Este exceso de personas fue la principal razón que provocó una avalancha mortal en uno de los accesos a planta donde actuaba el DJ Steve Aoki.

Durante el juicio también salieron a la luz los fallos en la organización y gestión del evento. 14 responsables de la promotora de fiestas Diviertt, la empresa pública que gestiona el Madrid Arena, Madridec, la Policía Municipal, las empresas encargadas de las labores de seguridad Seguriber y Kontrol 34 y los servicios médicos fueron condenados a penas de entre dos años y seis meses y tres años de prisión.