El caso Gürtel, una de las tramas de corrupción más extensa y profunda de la historia democrática de España, ya tiene sentencia. El fallo emitido por la Audiencia Nacional considera probada la existencia de una caja b en el Partido Popular, que se juzgará en una causa aparte.

La institución judicial ha condenado al empresario Francisco Correa a 51 años de cárcel, como director de la red corrupta y expresó, que entre la formación política y las empresas de Correa se “tejió” un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional”.

El tribunal también condenó a 33 años de prisión y a una multa de 44 millones de euros a Luis Bárcenas, extesorero del PP, por evadir más de seis millones de euros en impuestos en 2003, 2006 y 2007. Además, Bárcenas se habría embolsado 1,24 millones de euros en comisiones por facilitar contratos públicos a empresarios, que le presentó Correa.