Un tribunal determinó que el conductor del camión que mató a la ciclista Esther Hartsilver pudo haber comprobado los espejos antes de que cayera y golpeara a la joven, cuando iba a trabajar.

Según declaró la Corte de Blackfriars Esther Hartsilver se quedó bajo las ruedas del vehículo pesado conducido por Philip Beadle mientras bajaba por Denmark Hill el 28 de mayo de 2015.

Hartsilver estaba haciendo su ruta regular para ir a su trabajo en el King’s College Hospital, cuando sucedió el accidente a las 8 am. Sus compañeros hicieron todos los esfuerzos posibles para salvarle la vida, pero murió horas más tarde.

El conductor sostiene que el accidente no se debió a una conducción negligente, sin embargo, el tribunal dictaminó que Beadle tuvo seis segundos para detectar la presencia de Hartsilver. “La conducción del Sr. Beadle fue descuidado. Él podría y debería haber visto la Sra Hartsilver en sus espejos “, afirmaron desde la corte.