Tras el Brexit, los miembros del partido Conservador comienza una jornada para despejar las incógnitas sobre las candidaturas para sustituir a David Cameron como primer ministro.

La ministra de Interior, Theresa May, cuenta con el mayor respaldo, cada vez más consolidado, de acuerdo con los análisis de la prensa británica.

Los 330 diputados tories afrontan una votación inicial de una serie de sufragios que, como máximo, concluirá el próximo martes con dos aspirantes, entre los que 150.000 militantes elegirán quién se mudará a Downing Street en otoño.

La traición atribuida al titular de Justicia, Michael Gove, le ha costado caro, y podría tener dificultades para formar parte del  dueto final.

Mucho dependerá de cómo sus propuestas calen entre los parlamentarios, sobre todo las relacionadas con el futuro de los europeos que viven en suelo británico.

Tanto Gove como Andrea Leadsome apoyan la permanencia de los europeos que viven en Reino Unido, pero May la ha supeditado a las negociaciones del Brexit. Esta incertidumbre está inevitablemente vinculada al mercado común.