La detención de abundantes partículas magnéticas ha incrementado la preocupación porque se cree que hay un vínculo con la enfermedad de Alzheimer.

Un nuevo estudio examinó muestras de cerebro de 37 personas del Reino Unido y México y han encontrado abundantes partículas de magnetita, óxido de hierro.

“Este es un descubrimiento y ahora lo que se debe comenzar es una nueva examinación de esto como potencial factor de riesgo ambiental para el Alzeheimer” dijo la profesora Barbara Maher, de la Universidad de Lancaster, quien lidera la investigación. “Ahora hay una razón para hacer pruebas epidemiológicas y toxicólogas, porque estas partículas son muy proliferas y la gente está muy expuesta a ellas”

La polución del aire es un flagelo mundial que mata a más personas que la malaria y HIV/sida juntas y ha sido, desde hace tiempo, relacionada con enfermedades de pulmón y corazón.

Pero investigaciones recientes están revelando nuevos impactos, incluidos degeneración del cerebro, enfermedades mentales y reducción de la inteligencia.

Por otra parte, el Dr. Clare Walton dijo: “Este estudio ofrece evidencia convincente que las partículas de magnetita provenientes de la contaminación del aire pueden penetrar en el cerebro, pero no nos dice cuáles son los efectos en la salud del cerebro o si efectivamente tiene implicancia en la enfermedad de Alzheimer.