Miles de personas en los Estados Unidos continúan manifestándose tras la elección de Donald Trump como presidente en las principales ciudades del país, mientras que el presidente acusa a los medios de comunicación de incitar las protestas.

Trump publicaba en la popular red social Twitter: “Simplemente tuve unas elecciones presidenciales muy abiertas y exitosas, ahora los manifestantes, incitados por los medios de comunicación, están protestando.”

Los manifestantes bloquearon calles y carreteras en Nueva York, Washington, Los Ángeles y Oakland (California), Dallas y Austin (Texas), Baltimore (Maryland), Minneapolis (Minnesota), Filadelfia (Pennsylvania), Portland (Oregon) y Salt Lake City Utah) y también en Vancouver (Canadá).

En Portland, la manifestación alcanzó un elevado nivel de violencia provocando el daño de tiendas y vehículos. Según comunicaba la policía, varios grupos anarquistas lanzaron proyectiles a las fuerzas de seguridad, quienes, de acuerdo con los medios de comunicación locales, respondieron con gases lacrimógenos y varias detenciones.

En Dallas las protestas también acabaron con tres arrestos y otros dos en Baltimore.

El jueves pasado marcó la segunda noche consecutiva de protestas apodadas “No mi presidente”, expresando así su rechazo a las elecciones presidenciales del martes.