El líder laborista, Jeremy Corbyn, se enfrenta a una nueva lucha por conservar su puesto. Esta vez, el Partido Laborista se verá afectado por una reducción de diputados, pasarán de tener 650 a 600 en las elecciones generales de 2020.

Corbyn ha manifestado que se siente “muy infeliz” con esta decisión, pero espera que poder representar algunas partes de Islington en el futuro. Otros políticos de primera fila, que podrían hacer frente a esta batalla serían el canciller, George Osborne, la secretaria de Educación Justine Greening y la secretaria de Desarrollo Priti Patel.

The Boundary Commission for England recomendó reducir la cantidad de parlamentarios. En el caso de los laboristas perderían cinco sitios en Londres. Los conservadores tuvieron el 41% del voto compartido, los laboristas el 28% y  el Ukip el 13%.