El líder del partido Laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, ha negado que su organización esté en crisis después de que el exalcalde de Londres, Ken Livingstone, fuera suspendido por sus comentarios en defensa de una diputada acusada de antisemitismo.

El líder del partido, dijo que había “serias preocupaciones” sobre el lenguaje utilizado por el exalcalde de Londres.  Sin embargo expresó: “No hay ninguna crisis” en el partido.

El MP John Mann, quien llamó a Livingstone un “apologista nazi” en una confrontación pública, ha sido reprendido.

Ken Livingstone, excalde de Londres. Imagen de archivo.
Ken Livingstone, excalde de Londres. Imagen de archivo.

Todo fue motivado por la suspensión de la MP Naz Shah debido a los comentarios que hizo acerca de Israel en las redes sociales. Naz dijo: “La solución al conflicto palestino: reubicar Israel en Estados Unidos”.

Luego, Livingstone apareció en la BBC Radio en su defensa, y afirmó que Hitler “era un sionista partidario de crear el estado de Israel, aunque luego se volvió loco y mató a seis millones de judíos”.

La polémica ocurre a pocos días de las elecciones del alcalde de Londres donde el candidato laborista es el musulmán, Sadiq Khan, quien cuenta con grandes posibilidades de vencer al aspirante conservador, Zac Goldsmith.