Según informaciones del diario El País, Corea del Norte realizó con éxito un ensayo de lanzamiento de un cohete con una carga de combustible sólido, lo que supone un avance en su programa de misiles, en medio de tensiones militares en la zona.

La KCNA comunicó que el ensayo de cohetes de combustible sólido “es de gran importancia estratégica e histórica para el país” y “servirá para reforzar notablemente su capacidad”. Los expertos explicaron que, a diferencia del combustible líquido, el sólido sirve para cargar los proyectiles más rápido y poder almacenarlos durante un largo tiempo.

Corea del Sur consideró el desarrollo de este tipo de misiles como una amenaza para la seguridad, ya que esto podría conllevar el lanzamiento de misiles de forma más frecuente. Desde Seúl informaron de que las fuerzas armadas están preparando medidas para la respuesta.

Este avance militar llega en un momento de grandes tensiones en la zona, después de que la ONU le haya impuestos sanciones a Corea del Norte, tras realizar su cuarta pruebas nuclear en enero y lanzar un cohete espacial en febrero.