El Parlamento de Corea del Sur aprobó este viernes la destitución de la presidenta, Park Geun-hye, por estar implicada en el escándalo de corrupción relacionado con su amiga Choi Soon-sil. Tras la decisión del Parlamento, Park ha quedado suspendida automáticamente de sus funciones y su cargo será asumido por el primer ministro, Hwang Kyo Ahn.

El Tribunal Constitucional deberá decidir la legalidad de la moción de censura, pero este proceso puede tardar seis meses. La moción salió adelante por 234 votos, 34 más de los necesarios, a través de los votos de los tres partidos de la oposición y de decenas de legisladores del partido de Park, el conservador Saenuri.

La presidenta, que tiene los niveles de popularidad más bajos que se han analizado en Corea del Sur, con un 5%, se disculpó ante la ciudadanía en un discurso televisado.