El Crossrail cambiará de nombre y se le conocerá como la Elizabeth line, en honor a la Reina, cuando el nuevo servicio de metro de alta capacidad abra sus puertas en el centro de Londres en 2018.

Este martes, la Reina visitó el Crossrail, en Bond Street para escuchar al alcalde de Londres, Boris Johnson, anunciar que la línea sería nombrada así en su honor. Los políticos que participaron en el acto insistieron en que era un “tributo apropiado”.

La reina fue la primera monarca en viajar en el metro de Londres en 1969, cuando se abrió la línea Victoria.

El alcalde dijo que “es verdaderamente maravilloso que una línea tan importante para nuestra capital, llevara a un nombre tan importante. Además de mejorar radicalmente los viajes al otro lado de nuestra ciudad, la línea ofrecerá un tributo duradero a nuestra Reina”.

Se calcula que más de medio millón de pasajeros al día urilizarán la línea en la que se invertirán 14.8 billones de libras, con una flota de nuevos trenes.