Este martes, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Organización Mundial de las Migraciones advirtieron de que decenas de miles de civiles corren peligro de que el Estado Islámico los use como escudos humanos ante el avance las tropas iraquíes y kurdas sobre Mosul.

La Cruz Roja tema que los yihadistas expulsen a los civiles a las afueras de la ciudad, en la que viven 1,5 millones de personas, para que queden atrapadas en el campo de batalla y los islamistas puedan usarlas como una forma de protección. La ONG también reclama que se permita evacuar a los heridos de la ciudad para darles tratamiento.

Las fuerzas iraquíes y kurdas continúan su avance sobre Mosul, pese al temor de que se inicie una crisis humanitaria. Este lunes por la noche, Marzud Barsani, presidente del Kurdistán iraquí, informó de que sus efectivos habían recuperado 200 kilómetros de la ciudad.