El “bosque torcido” de Polonia

bosqueExiste un bosque en Polonia que dejará atónito a todo aquel que se acerque a contemplarlo. Aproximadamente los 400 árboles que se hallan en este bosque situado en Pomerania Occidental, Polonia, tienen una extraña curva en la base y luego se enderezan.

Se desconoce el motivo de dicho fenómeno. Algunas teorías indican que las semillas fueron manipuladas para poder usar a posteriori la madera para determinados usos como la construcción de barcos o mobiliario. Otros sostienen que esta forma puede deberse a una fuerte nevada. Lo cierto es que nadie sabe la verdadera razón, pero este bosque atrae a cientos de curiosos.

Mismo origen de las extremidades de los humanos y de las moscas

moscaNo hay que ser muy observador para darse cuenta que las extremidades de las moscas y
las del ser humano no tienen mucho en común. Sin embargo, una investigación llevada a cabo por dos equipos de la Universidad Autónoma de Madrid ha revelado que ambas tiene su origen en un mismo mecanismo genético, de hecho, se forman gracias a las mismas modificaciones que experimentan los genes de la familia Sp. Esto es lo que se conoce en Biología del Desarrollo como “homología profunda”

Un interesante selfie de Curiosity

selfieCuriosity, el robot que recorre Marte y se encuentra explorando las Colinas de Murray, en el monte Sharp, ha tomado una serie de 60 fotos utilizando la técnica de 360 grados que nos permite apreciar un curioso selfie que la NASA ha querido compartir con todos los curiosos.
Este robot comenzó su misión en 2012 y desde entonces ha tomado más de 180.000 fotografías y ha encontrado evidencias de ríos y lagos antiguos que reunían las características necesarias para albergar vida en Marte.

 

Curiosidades sobre el bostezo

gatoA día de hoy, no está claro por qué bostezamos: por aburrimiento, porque bosteza la persona que se encuentra a nuestro lado, porque tenemos sueño, porque sí… Lo cierto es que no se conoce el verdadero motivo.

Algunos estudios han revelado que cuando más bostezamos es tras despertarnos o antes de irnos a dormir y más recientemente una investigación llevada a cabo por Andrew Gallup, ha demostrado que la duración de los bostezos depende del tamaño del cerebro y el número de neuronas, y no del volumen corporal como siempre se había creído. Nuestra especie, de hecho, se encuentra en el top de seres vivos que más y más tiempo bostezan.

 

Patricia Cuenca