El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, volvió a ser elegido presidente en las elecciones celebradas este domingo.

El dirigente continuará con su tercer mandato, en unos comicios en los que no hubo observadores internacionales y que no cuentan con el reconocimiento del bloque opositor.

El líder sandinista, de 71 años, ganó con más del 70% de los votos en lo que va de porcentaje escrutado, junto con su esposa, Rosario Murillo, que será la vicepresidenta.

En las elecciones la participación del electorado alcanzó el 65,3% de los votos, un porcentaje que ha superado en casi el doble al calculado por la oposición que lo fijaba en el 30%.