Al menos 93 personas han muerto en tres atentados con coche bomba en Bagdad, la capital de Irak.

Además, 87 personas resultaron heridas en  el ataque a un mercado en la zona musulmana principalmente chiíta de Ciudad Sadr.

Más tarde, dos suicidas se presentaron en un puesto de control policial en el distrito norte de Kadhimiya y en Jamia, en el oeste, dejando 29 muertos.

El grupo autodenominado Estado Islámico (IS) reivindicó los ataques – el peor día de violencia en Bagdad en lo que va de año.

La policía y los testigos dijeron que los explosivos estaban ocultos debajo de las frutas y hortalizas en el mercado.