El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha declarado el estado de emergencia en Houston, Estados Unidos, después de que cayeran esta semana lluvias torrenciales que ocasionaron la muerte de cinco personas.

Los meteorólogos dijeron que unos 44.7cm de lluvia cayeron en la ciudad solo este el lunes, una cantidad que los funcionarios nacionales calificaron de “histórica”.

Los ríos se han desbordado en el centro de Houston y 1.200 personas han sido rescatadas de las aguas.

La BBC reporta que cerca de 70.000 personas se quedaron sin electricidad en la ciudad, la cuarta más grande en los Estados Unidos.

Al menos 1.000 viviendas se han inundado, y es probable que este número aumente.

Entre las zonas más afectadas está Greenspoint, un distrito pobre, principalmente hispano de más de 112.000 personas ubicado al norte del centro de la ciudad.