La Defensoría del Pueblo de Colombia aseguró que envió a los ministerios de Relaciones Exteriores y de Justicia un documento con una serie de denuncias de supuestas torturas a colombianos que están presos en China.

De acuerdo con las declaraciones de los familiares de 13 colombianos provenientes de Pereira, y que cumplen condena en China, las torturas incluyen intentos de asfixia con bolsas de plástico, descargas eléctricas y golpes.

Con el comunicado de la Defensoría se espera que los ministerios “revisen los procesos judiciales y aseguren el respeto a sus derechos humanos”, así como que se determine si fueron juzgados en la  debida forma y si hubo o no violación al debido proceso.

Además de las torturas, los familiares destacaron que entre los presos hay personas enfermas con problemas arteriales, renales, de columna y en sus extremidades, “esto último por las extensas jornadas de trabajo a las que son sometidos”, que se extienden durante doce horas