Los científicos consideran que un pequeño roedor australiano ha sido la primera especie en desaparecer a causa del cambio climático, provocado por los seres humanos.

Según la prensa local, este animal, cuyo nombre científico es Melomys rubicola, habitaba en el cayo Bramble, una pequeña isla que se eleva tres metros sobre el nivel del mar en el Estrecho de Torres, que separa Australia de Papúa Nueva Guinea.

La existencia de estos animales fue registrada en 1845, y aunque en 1978, una expedición manifestó la reducción del número de ejemplares, desde 2009 no se ha vuelto a ver ninguno. Los autores del informe del Ministerio del Ambiente y Protección del Patrimonio de Queensland, Natallie Waller y Luke Leung , comentaron que el aumento de las aguas a raíz del cambio climático agravan los efectos meteorólogicos destructivos en las islas de baja altitud.

El cayo Bramble con solo 40.000 metros cuadrados es un importante de procreación para las tortugas verdes y aves marinas del Estrecho de Torres.