La policía de Francia ha desarticulado un supuesto comando de mujeres islamistas radicales que preparaban nuevos ataques terroristas en el país galo. Esta operación se produjo, tras el descubrimiento este domingo de un coche que contenía seis bombonas de gas y tres de gasóleo en las inmediaciones de Notre Dame, en París.

En la operación se han detenido a dos hombres y a cinco mujeres, tres de las cuales estaban relacionadas directamente con el vehículo y las autoridades creen que una de ellas estaba en contacto por vía telefónica con un dirigente del Estado Islámico y que una de ellas había jurado lealtad al ISIS.

La mayoría de las detenciones se produjeron este jueves por la noche en Saint Etienne du Rouvray, después de que el padre de una de las mujeres denunciase la desaparición del coche y de su hija, temiendo que se dirigiera a Siria para sumarse a los combates del Estado Islámico.