Descubren una granja de marihuana atendida por adolescentes vietnamitas

0
262
Police raid on Dulwich cannabis farm as part of Operation Hawk. Picture by GLENN COPUS

Una gran granja de marihuana  fue descubierta en un antiguo bunker nuclear en Wiltshire y que era atendida por adolescentes vietnamitas que trabajaban en condiciones de esclavitud, según la policía.

DI Paul Franklin de la policía de Wiltshire dijo que los oficiales reconocieron que los cuatro jardineros eran “víctimas”, agregando: “Nadie haría esto por elección”. Describió las condiciones de vida y trabajo en el bunker de 20 habitaciones, escondido en el campo, como “Sombrío para cualquiera, por no hablar de un niño de 15 años”.

“Esto fue trabajo de esclavos. No hay luz natural, no hay suministro de agua corriente, hay que traer agua. Es un trabajo duro, manual, no es solo un paseo con una regadera. Me sorprendió la escala “, dijo Franklin. “No hay aire fresco, sólo el húmedo y húmedo olor de las plantas que lo impregna todo”.

Los detectives estaban tratando de establecer si los cuatro hombres podían ir y venir libremente o estaban encerrados dentro de RGHQ Chilmark, construido en 1985 para servir como sede del gobierno regional en caso de un ataque nuclear. El sitio subterráneo de dos pisos ya no es propiedad del Ministerio de Defensa, pero permanece intacto, con puertas protectoras de explosión nuclear aún en su lugar.

Había varios miles de plantas, aproximadamente 200 en cada una de las 20 habitaciones del bunker, en diferentes etapas de crecimiento, y la policía estimó que el valor de la calle del cannabis era de más de 1 millón de libras esterlinas.

Tres hombres británicos fueron acusados ​​el viernes por la tarde de conspirar para producir cannabis y conspirar para mantener a otra persona en esclavitud o servidumbre. Los cuatro hombres vietnamitas fueron puestos en libertad bajo custodia y se les dijo que no se tomarían más medidas contra ellos.

Anne Read, directora de lucha contra la trata y esclavitud moderna en el Ejército de Salvación, que ha trabajado con vietnamitas traficados para cultivar cannabis en los últimos ocho años, dijo que su número había aumentado en los últimos dos años.