Dos agentes de policía que estaban fuera de servicio se convirtieron en verdaderos heroes al intervenir para detener a un hombre que subió a un tren de metro armado con un cuchillo y una pistola cargada. El hombre estaba en estado de ebriedad.
El hecho ocurrió en un tren de la línea District, cerca de Earls Court, en el oeste de Londres.

Un pasajero alarmado activó el freno de emergencia del tren después de ver lo que parecían ser armas en el equipaje del hombre, lo que llevó a los dos agentes fuera de servicio a detener al sospechoso.

Se trata de un hombre de 35 años de edad, procedente de Ealing.

La policía de transporte británica está ahora pidiendo a los testigos del incidente presentarse para rendir declaración.