El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer en lo que ha sido una larga lucha para crear un mundo más justo donde no haya diferencia de género. Entre sus orígenes se encuentra la reunión que mantuvieron en Dinamarca, mujeres de 17 países en el año 1910 para solicitar de forma internacional el voto femenino y los derechos de la mujer.

Después de este importante evento en Europa, a los pocos días sucedió una grave tragedia en Nueva York, en la que la fábrica Triangle Shirtwais de Nueva York, se incendió con 140 trabajadoras dentro. También fue crucial la Revolución Rusa, en 1917 las mujeres rusas se manifestaron de forma tan contundente que consiguieron el derecho al voto.

Finalmente, la Organización de las Naciones Unidas fijó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer en 1977, aunque se ha avanzado mucho en esta materia, aún quedan muchas cosas por hacer en la lucha por la igualdad de género.

Por este motivo, este 2017, la ONU ha impulsado la campaña “Las mujeres en el mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”. A través de esta iniciativa el organismo internacional quiere destacar el papel de la mujer en la sociedad y a nivel laboral.

Además, de cara a 2030 quiere cumplir con una serie de objetivos en materia de igualdad, como son: velar porque todos los niños y niñas tengan acceso a una enseñanza preescolar y primaria de calidad, eliminar todas las formas de violencia contra la mujer, acabar con las prácticas perjudiciales para la mujer como la mutilación genital femenina o los matrimonios forzados y acabar con cualquier forma de discriminación contra las mujeres y las niñas de todo el mundo.