Este ocho de marzo, Día Internacional de la Mujer, ponemos foco en un informe de La Organización Mundial del Trabajo, en la que se concluye que las mujeres solo han conseguido pequeñas mejoras laborales en los últimos 20 años.

Este estudio refleja que la diferencia en la tasa de empleo entre hombres y mujeres solo ha bajado un 0,6% desde 1995, lo que supone que la participación de las mujeres en la fuerza laboral es un 25,5% que la de los hombres. Además los datos mostraron que las mujeres tienen más riesgo de quedarse en paro que los hombres, un 6,2% frente a un 5,5%, y que a menudo tienen que aceptar empleos de menor calidad.

Este estudio también refleja que la distribución entre el cuidado no remunerado y el trabajo doméstico sigue siendo desigual en todo el mundo, aunque la brecha ha disminuido. Asimismo, los datos muestran que si se toman en consideración las horas de trabajo remunerado y no remunerado, las mujeres trabajan más horas al día que los hombres.

Informe muestra diferencias laborales entre hombres y mujeres. Imagen de archivo.
Informe muestra diferencias laborales entre hombres y mujeres. Imagen de archivo.

Tras analizar los distintos datos que arroja este reporte que se realizó en 178 países, el jefe de la Organización Mundial del Trabajo, Guy Ryder, afirmó que “las mujeres siguen encontrando importantes desafíos a la hora de encontrar y mantener un puesto de trabajo decente”.

Pese a que continúan habiendo diferencias, la empresa estadounidense Grant Thornton concluyó que el porcentaje de mujeres que accedió a altos cargos en empresas aumentó un 3% en los últimos cincos años, hasta situarse en el 24%.