La caída de los partidos de la gran coalición alemana que han tenido en las elecciones europeas y el Estado de Bremen han tenido su primera víctima política en este país. Andrea Nahles ha dimitido como presidenta de los socialdemocrátas, abriendo una crisis en el seno del partido.

Nahles escribió una carta al partido, que fue publicada este domingo, en la que decía: “las discusiones en el grupo parlamentario y las informaciones que llega desde dentro del partido me demuestran que no tengo el apoyo suficiente para llevar a cabo mi trabajo”.

La crisis en el Partido Socialdemócrata pone en peligro la estabilidad del Gobierno de Angela Merkel. En una encuesta publicada este fin de semana atribuía a un 12% la intención de voto.