Un director adjunto que trabajaba en una escuela católica independiente en Ealing ha admitido a poseer pornografía infantil y drogas.

Peter William Allott, quien era el jefe adjunto de St Benedict’s School, se declaró culpable de poseer y mostrar imágenes indecentes de niños, también por el delito de tenencia de pornografía extrema y la posesión de drogas de clase A, en una audiencia en la corte de Blackfriars.

Allott, de 36 años, fue detenido en diciembre del año pasado por agentes del Comando CEOP de la Agencia Nacional del Crimen tras utilizar las plataformas de videoconferencia para compartir imágenes indecentes de niños alrededor del Reino Unido

El acusado, que desde entonces ha renunciado a su puesto de profesor, será condenado el 5 de mayo en el tribunal penal de Blackfriars.