Los líderes de 70 países acudieron al funeral del premio Nobel de la Paz, expresidente y ex primer ministro israelí, Simón Peres, que murió el pasado miércoles en Tel Aviv.

Su funeral congregó en Jerusalén entre otros, al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, quien saludó al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quienes no se habían estrechado las manos en la ciudad desde hacía seis años.

El funeral ha sido celebrado en el cementerio nacional del monte Herlz. Durante la ceremonia, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, elogió la figura de Peres y dijo que “la presencia de Abbas en este acto muestra que las tareas de paz no han concluido”. Netanyahu también mostró palabras de elogio para el dirigente israelí. Desde Reino Unido acudieron el Príncipe Carlos, David Cameron y Tony Blair.

Simón Peres será enterrado junto a la tumba del ex primer ministro israelí Isaac Robin, que murió a manos de un judío extremista en 1995. Peres recibió junto a Robin y a Arafat en 1994 el premio Nobel de la Paz.