El final del Abierto de Indian Wells terminó con un intercambio de declaraciones la estadounidense Serena Williams y el serbio Novak Djokovic.

Ambos opinaron sobre las polémicas declaraciones del presidente ejecutivo del torneo, Raymond Moore, quien emitió comentarios en los que menosprecia y degrada al circuito femenino

“Si fuera una tenista, me arrodillaría cada noche y daría gracias a Dios por el nacimiento de Roger Federer y Rafael Nadal porque ellos son los que han llevado el peso de este deporte”, dijo Moore.

El director también describió a la canadiense Eugenie Bouchard y la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza como unos “atractivos prospectos”.

Una de las principales activistas en defensa de los derechos de las mujeres deportistas, la legendaria tenista Billy Jean King, condenó las palabras de Moore y consideró que se “había equivocado en muchos niveles”.