En el último debate de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que se celebró este miércoles en Las Vegas (Nevada), el candidato republicano Donald Trump, cuestionó la legitimidad de las elecciones y dejó en el aire si aceptaría el resultado de los comicios que se celebrarán el 8 de noviembre.

El debate fue un intenso cuerpo a cuerpo entre los dos candidatos presidenciales, Donald Trump y Hillary Clinton, en el que llegó a haber descalificaciones personales. El debate fue moderado por Chris Wallace, presentador de Fox News y Trump no especificó si respetaría el resultado de las elecciones, una afirmación nunca hecha antes en un debate presidencial de Estados Unidos.

Cuando el moderador le preguntó si respetaría el resultado electoral, contestó: “Cuando llegue el momento, lo miraré. Lo veré en su momento. Voy a mantenerle en suspense, ¿de acuerdo?” Por su parte, Clinton le contestó: “Está denigrando nuestra democracia y me asombra que alguien que es el nominado de uno de nuestros dos grandes partidos adopte esta posición”.

Los sondeos han dado como ganadora de los debates a la candidata demócrata, Hillary Clinton, por un estrecho margen.